VOLCÁN LLAIMA, DICIEMBRE DE 2018 · REGIÓN DE LA ARAUCANÍA

LOF·drone
LOF·drone para LOFscapes
María de la Luz Lobos Martínez para LOFscapes
(Tomas de dron: Juan Lobos N. / Video y texto: María de la Luz Lobos M.)
10.12.2019

El volcán Llaima es uno de los volcanes más activos de Chile y Sudamérica. Un hito geográfico que cautiva a los espectadores con su magnificencia y que nos recuerda que la tierra está viva y en constante movimiento. Este registro de vuelo sobre el volcán y su ladera es parte de un proceso de investigación que busca resaltar la capacidad creadora de paisaje de las erupciones volcánicas y las distintas percepciones del paisaje volcánico.

The Llaima volcano is one of the most active volcanoes in Chile and South America. A geographical landmark that captivates the spectators with its magnificence and that reminds us that the earth is alive and in constant movement. This flight record on the volcano and its foothills is part of a research process that seeks to highlight the volcanic eruptions capacity of creating landscapes and the different perceptions of the volcanic landscape

(1) Tomas e imágenes capturadas por Juan Lobos N. y editadas por María de la Luz Lobos M.
en el contexto de la tesis de magíster en Arquitectura del Paisaje denominada
“Design with disturbance. Atlas of shape, time, and perception in the volcanic landscape”.

Ubicado en el sur de Chile, 82 km al noreste de la ciudad de Temuco, se encuentra el volcán Llaima; el segundo volcán activo más riesgoso de Chile, registrando alrededor de 48 erupciones entre 1640 y la actualidad y que alcanza los 3.125 metros de altura sobre el nivel del mar. Pese a su gran actividad volcánica, se constituye como un interesante paisaje para visitar y recorrer. Así, su ecología y geología particular lo hacen parte del Parque Nacional Conguillio (1950), la Reserva de la Biósfera Araucarias (2010) y del recientemente oficializado Geoparque Kütralcura (2019).

Llaima es categorizado como un estratovolcán, esto quiere decir que su forma cónica se ha desarrollado por la acumulación de sucesivas erupciones a través de los años. Dichos eventos volcánicos han dejado marcas en el territorio y aún se pueden diferenciar según la textura, el color, y la forma de las coladas y cenizas correspondientes a las distintas erupciones. Ex-ríos de lava que generan un paisaje de contrastes: roca volcánica-bosque, roca volcánica-nieve y destrucción-creación.

Si bien, hay una tendencia a observar a los volcanes como fuentes de desastres o amenaza para los poblados, la potencia de su actividad es capaz de crear y re-crear constantemente su especial y único paisaje. En otras palabras, las lagunas del Parque Conguillio, el bosque de araucarias que lo rodean, sus laderas escarpadas y coloridos macizos, entre otros, no existirían si no fuera por la presencia del volcán.

Aquí, la observación a través de dron enfatiza la majestuosidad del volcán evidenciando cuán minúsculos somos en la ladera de la montaña. La distancia hace evidente la escala y nos ayuda a ver con mayor claridad este paisaje de contrastes.

Finalmente, entendiendo que los fenómenos eruptivos y las perturbaciones provocadas por estos son incontrolables, este video incita a observar la belleza, las huellas de los procesos y las materialidades de los campos de lava volcánica, como memoria de un estado efímero que posee valor tanto cultural como ecológico.

María de la Luz Lobos Martínez. Arquitecta de la Universidad de Chile, diplomada en Diseño de Paisaje de la Universidad Católica de Chile y Magíster en Arquitectura del Paisaje de la Harvard Graduate School of Design.

REVISA OTRAS COLUMNAS DE ESTA SECCIÓN
2019-12-10T00:18:14-03:00