HACER VISIBLE EL SISTEMA DE HUMEDALES DE VALDIVIA

Paisajes Tejidos
Paulina Ibieta Illanes para LOFscapes
24.09.2019
(1) Grandes humedales (2019) © Paulina Ibieta I. para LOFscapes

Durante los últimos veinte años, el crecimiento expansivo de la ciudad de Valdivia ha ido absorbiendo parte del sistema natural de humedales que la rodea. Estos sitios son actualmente reconocidos por los habitantes y autoridades como “humedales urbanos,” otorgándoles valor en el discurso (1). Sin embargo, en cuanto a su realidad física, se constituyen en su mayoría como lugares marginales e imperceptibles, alejados de ser un elemento estructurante para la ciudad. Desde esta perspectiva, se hace necesario visibilizar los humedales como una oportunidad para recuperar la relación con la historia y las preexistencias que aún conserva la ciudad.

Make the Valdivia Wetland System visible

During the last twenty years, the expansive growth of the city of Valdivia has been absorbing part of the natural wetland system that surrounds it. These sites are currently recognized by the inhabitants and authorities as «urban wetlands» giving them value in the discourse (1). However, as regards their physical reality, they are mostly constituted as marginal and
imperceptible places, far from being a structuring element for the city. From this perspective, it is necessary to make the wetlands visible as an opportunity to recover the relationship with the history and preexistences that the city still has.

(1) Producto del desastre ambiental que afectó en 2004 al Santuario de la Naturaleza del Río Cruces, los humedales de Valdivia “…pasaron a ocupar parte de una reconfigurada identidad valdiviana. De allí que, en los años posteriores se haya desarrollado y consolidado un sentimiento de defensa y protección de los humedales que identifica a un segmento de la población local. Ya en 2014, habiendo transcurrido diez años desde el desastre del Río Cruces, se presenciaban en Valdivia decenas de movilizaciones que denunciaban el relleno ilegal y la sistemática destrucción de los humedales urbanos”.  Visto en: Montserrat Lara Sutulov, “La ordenanza de protección de humedales de Valdivia: Una construcción ciudadana en respuesta a la desprotección de los humedales urbanos.” Revista Planeo Nº31, Desarrollo Local (2017): 3.

La ciudad de Valdivia se encuentra inserta en un sistema natural de alto valor escénico y ecosistémico (2) caracterizado principalmente por la presencia de agua en múltiples formas. Esto se explica, primero, porque se emplaza en la confluencia de tres cuencas hidrográficas que definen su paisaje de origen: la cuenca de los ríos Cruces, Calle Calle y Valdivia Bajo. Y segundo, por el terremoto e inundación de 1960. Luego de que el terreno se hundiera, las aguas redefinieron sus cauces, volviendo algunas a brotar desde la tierra, dando origen al sistema de humedales que moldea hoy el paisaje del centro urbano y alrededores (3). 

(2) Andrés Muñoz-Pedreros, et al. “Evaluación del paisaje en un humedal del sur de Chile: el caso del río Valdivia.”, Revista Chilena de Historia Natural Nº66 (1993): 403-417.
(3) Montserrat Lara Sutulov, “La ordenanza de protección de humedales de Valdivia: Una construcción ciudadana en respuesta a la desprotección de los humedales urbanos.”, Revista Planeo Nº31, Desarrollo Local (2017): 1-12.

En la actualidad, el sistema de humedales de Valdivia se encuentra altamente amenazado por la expansión urbana y, con ello, el relleno de sus bordes, la construcción ilegal de viviendas y canales de drenaje, junto a la quema de vegetación palustre, propia de estos ecosistemas (4). Pero también, por los efectos del cambio climático, deteriorándose su condición hídrica y biodiversa y, por ende, la capacidad de controlar inundaciones e infiltrar las aguas lluvias (5). Sumado a esto, la imposibilidad de ver y de recorrer los humedales desde la ciudad, trae con sigo una desvinculación sensorial, de experimentación y de memoria de las personas con respecto a los humedales y, como consecuencia, su marginación del paisaje urbano. Lynch, en su libro La imagen de la ciudad explica que: “…el observador escoge, organiza y dota de significado lo que ve.” (6) Desde esta premisa se puede especular que, si los humedales urbanos no logran ser percibidos de manera tangible por las personas, no conseguirán formar parte de la imagen colectiva que se tiene de la ciudad.

Daniel Espinoza Guzmán, Antonio Zumelzu Scheel, Roberto Burgos Mann, Constantino Mawromatis Pazderka, “Transformaciones espaciales en ciudades intermedias: el caso de Valdivia- Chile y su evolución post-terremoto.”, Arquitectura y Urbanismo. Vol. XXXVII, Nº3 (2016).
Carlos Rojas Hoppe, “El rol de los paleocauces y humedales en la evaluación de las amenazas naturales en la ciudad de Valdivia.”, Revista Geográfica De Valparaíso Nº35 (2004): 243-251.
(4) Hugo Rubilar, “Estudio de los humedales urbanos de la ciudad de Valdivia”. Tesis de Grado para optar al Título de Licenciado en Ciencias Biológicas, Facultad de Ciencias, Universidad Austral de Chile (2002).
(5) Juan Carlos Skewes, Rodrgio Rehbein, Claudia Mancilla, “Ciudadanía y sustentabilidad ambiental en la ciudad: la recuperación del humedal Angachilla y la organización local en la Villa Claro de Luna, Valdivia, Chile.” Revista EURE, Vol. 38, Nº113 (2012): 127-145.
(6) Lynch, Kevin. 1960 “La Imagen de la Ciudad.” (Cambridge: MIT Press)

Los espacios de contacto entre ciudad y humedal son lugares que tienen el potencial de reestablecer un vínculo entre observador y naturaleza, construyendo otro paisaje. Consolidarlos permite entender a los humedales urbanos como un elemento de valor, tanto ecológico como ambiental, configurando una renovada imagen y con ello identidad ciudadana. En Valdivia, cuando un humedal se puede ver, es más fácil que se reconozca como tal y por lo tanto valorar. Por el contrario, aquellos cuyos bordes no permiten ningún vínculo con la trama o percepción colectiva, comúnmente corresponden a un ecosistema deteriorado y/o explotado. Se podría decir entonces que mientras más visible sea un humedal urbano, mejor será su estado de conservación y con ello el interés de su consolidación.

Sin embargo, la condición actual y específica de cada uno de los humedales que componen el sistema varía ampliamente dependiendo de la influencia que las dinámicas urbanas ejercen sobre éstos. Los humedales que se encuentran fuera del límite de expansión urbana, como el Santuario de la Naturaleza Carlos Andwanter (7) y el humedal Santo Domingo, son los de mayor envergadura y de vital relevancia para la ciudad, por la cantidad de servicios ecosistémicos que prestan (imagen1). También se puede distinguir humedales en transición rural-urbano (imagen 2), como Angachilla (imagen 3-4), Las Mulatas (imagen 5), Prado Verde y Estancilla. Estos tienen una parte de su superficie dentro del actual límite urbano, pero el nuevo PRC de Valdivia los deja dentro de este límite en su totalidad. Pese a que están directamente conectados con algún curso de agua mayor, corren el pronto riesgo de entrar en decadencia. Por último, están los humedales que se encuentran totalmente confinados en la trama urbana y que, además de poseer un área menor a los anteriores, se han ido reduciendo con los años. Estos solamente se conectan al sistema mediante las aguas subterráneas que corren bajo la ciudad. Algunos ejemplos son humedales como el Miraflores (imagen 6), Catrico, Beneficencia y Kramer (imagen 7), entre otros.

(7) Humedal de 6 mil hectáreas, de las cuales 4.877 ha. están protegidas como Santuario de la Naturaleza por el Ministerio de Educación (D.S. 2.734 del 3 de junio de 1981) y como sitio RAMSAR por la Convención de Humedales de Importancia Internacional.

Si bien es cierto que la cantidad de servicios ecosistémicos que presta un humedal se encuentra en directa relación con el tamaño que éste tenga (a mayor tamaño, mayor biodiversidad y capacidad de absorción de agua), cuando hablamos de humedales urbanos, se hace urgente comprenderlos, primero, como sistema. Ya que, pese a lo reducidas de algunas áreas, la sumatoria de ellas y su distribución, sí pueden afectar al número de beneficios. Y segundo, valorarlos no solo desde su aporte ambiental, sino también desde su valor cultural como parte de un contexto urbano. Efectivamente, su importancia trasciende el discurso de los servicios ecosistémicos hacia un valor histórico que promueve la configuración de una identidad local, desarrollando cultura y herramientas de manejo e interpretación del territorio. En este sentido, el sistema de humedales urbanos de Valdivia, representa un paisaje donde las condiciones climáticas, geográficas y naturales constituyen un patrimonio colectivo para quienes lo habitan. 

Los humedales son reminiscencia de la historia geomorfológica y antrópica de la ciudad, evidencia de los grandes movimientos y transformaciones del territorio (8), sin embargo, se esconden bajo una ciudad que, hasta ahora, no ha sabido reconocerlos. Visibilizarlos, cuidarlos y promover su participación en el paisaje urbano, puede ayudar a recuperar un patrimonio que aún perdura en la memoria de sus habitantes, para así reconstruir el relato de la historia del paisaje de Valdivia. El primer paso es lograr “hacer ver” para luego experimentar activamente el “estar ahí,” y con ello —de una vez por todas— hacer aparecer con fuerza el carácter y espíritu que subyace bajo una ciudad que crece aceleradamente, con el peligro de olvidar a ratos la historia que la sostiene.  

(8) Eventos documentados: terremotos e inundaciones en los años 1575, 1737, 1837 y 1960.

Paulina Ibieta Illanes, Arquitecta con un Diploma en Diseño de Paisaje de la UC, estudiante de Magíster en Diseño de Entornos Sostenibles UACh y académica del Instituto de Arquitectura y Urbanismo y el Diplomado en Diseño del Paisaje de la Universidad Austral de Chile.

(1) Grandes humedales (2019) © Paulina Ibieta I. para LOFscapes
(2) Humedales urbanos (2019) © Paulina Ibieta I. para LOFscapes
(3) Humedal Angachilla urbano (2018) © Paulina Ibieta I. para LOFscapes
(4) Humedal Angachilla rural (2018) © Paulina Ibieta I. para LOFscapes
(5) Humedal Las Mulatas (2018) © Paulina Ibieta I. para LOFscapes
(6) Humedal Miraflores © Paulina Ibieta I. Para LOFscapes
(7) Humedal Kramer (2018) © Paulina Ibieta I. Para LOFscapes
REVISA OTRAS COLUMNAS DE ESTA SECCIÓN
2019-10-29T17:14:32-05:00