FLOR DE FLORES

El Campo Expandido
Carolina Carril R. para LOFscapes
02.06.2020
(3 y 4) De la Serie «Flor de Flores» © Carolina Carril R. para LOFscapes.

“Every single or limited fragment of the universe breaks up into an infinite multiplicity: all you have to do is go round this low stone lantern and it turns into an infinity of stone lanterns…” (3)

Pruebo, – imitando a Calvino – independizar la mirada de la razón; y a medida que me desplazo, rodeando el capullo lentamente, éste se desglosa en una serie de imágenes que toman forma junto con mi movimiento. Y cuyos relieves, brillos y contornos cambian de forma constantemente. Alucinando en toda esa maravilla me disuelvo; entre los pliegues y repliegues, entre las múltiples espirales de pétalos.

“Cuando el péndulo estelar se acercaba lentamente a un extremo del estanque, salía del agua, en aquel punto, un gran capullo floral. Cuanto más se acercaba el péndulo, más se abría, hasta que por fin quedaba totalmente abierto sobre las aguas.

Era una flor de belleza tal, que Momo no la había visto nunca. Parecía componerse solamente de colores luminosos. Momo nunca había sospechado que esos colores siquiera existieran. El péndulo se detuvo un momento sobre la flor y Momo se ensimismó totalmente en su visión, olvidando todo lo demás. El aroma le parecía algo que siempre había deseado sin saber de qué se trataba.” (1)

(1) Ende, M. Momo (Aguilar Chilena de Ediciones S.A., 2013)

Veo germinar lentamente el más precioso espectáculo. La naturaleza encarnada en sus relieves refleja una perfección extraordinaria, como si perteneciera a otro planeta.

Es la flor de flores.

Mientras más la miro, más es la fascinación que siento y en esa fascinación encuentro algo inquietante. Su realidad revela un lenguaje que habita los abismos remotos del tiempo y del espacio. Por un segundo creo entender el misterio, que el ser brota de la experiencia de la nada, y que nacer significa ser arrojado a la muerte. Aún sin moverme, siento una fuerza que me arrastra y me echa fuera, pero al mismo tiempo me empuja hacia adentro, pierdo peso, soy una pluma. (2)

(2) Paz, O. El arco y la lira (México: FCE, 2006)
Cita no textual, ideas extraídas del autor.

La sigo observando.

Pienso en Ítalo Calvino y su paseo por los jardines del palacio Katsura en Kyoto. Cuando reflexiona sobre el misterioso mecanismo a través del cual entendemos que un determinado objeto es siempre el mismo, aún cuando su representación externa, frente al más mínimo movimiento o alteración de la mirada, cambia de forma, dimensiones, color, tamaño.

“Every single or limited fragment of the universe breaks up into an infinite multiplicity: all you have to do is go round this low stone lantern and it turns into an infinity of stone lanterns…” (3)

(3) Calvino, I. Collection of Sand (USA: Mariner Books, 2013)

Pruebo, – imitando a Calvino – independizar la mirada de la razón; y a medida que me desplazo, rodeando el capullo lentamente, éste se desglosa en una serie de imágenes que toman forma junto con mi movimiento. Y cuyos relieves, brillos y contornos cambian de forma constantemente. Alucinando en toda esa maravilla me disuelvo; entre los pliegues y repliegues, entre las múltiples espirales de pétalos.

Busco de nuevo la razón.

Recuerdo las palabras de Octavio Paz, cuando dice que el mundo está hecho de contrarios relativos: “Es el reino de las explicaciones, de las razones y de los motivos” (4) “Una suerte de ritmo teje tiempo y espacio, sentimientos y pensamientos, juicios y actos y hace una sola tela de ayer y mañana, de aquí y allá, de náusea y delicia.” (5) Sin éxito, intento pensar en los límites de la razón, y me doy cuenta de que dependo de ella, del tiempo, del espacio, de las causas, los efectos. Aún sabiendo que, como dice Paz, la ambigüedad es la que distingue nuestros sentimientos y sensaciones. (6)

(4) Paz, O. El arco y la lira (México: FCE, 2006)
(5) Paz, O. El arco y la lira (México: FCE, 2006)
(6) Paz, O. El arco y la lira (México: FCE, 2006)

Todavía sin perder de vista a la linda, la preciosa, deliciosa flor, parece que ya no la estoy viendo. Igual que los de Alfanhuí: mis ojos ahora son espesas selvas monótonas, (7) donde dan vueltas una serie de pensamientos desorientados que no son realmente parte de mí, pero que se van perfilando de la misma forma errática en que danzan los relieves, brillos, contornos, pliegues y repliegues de mi querido capullo floral.

(7) Sánchez-Ferlosio, R. Industrias y andanzas de Alfanhuí (Ediciones Destino, S.A., 1988)

Creo que la fantasía es un mundo que está en nosotros mismos, o que tal vez, como dice Pessoa, la razón no es más que otra especie de sueño. (8) Repito de memoria: “Todo es hoy. Todo está presente. Todo está, todo es aquí. Pero también todo está en otra parte y en otro tiempo. Fuera de sí y pleno de sí.” (9)

(8) Pessoa, F. Libro del desasosiego (Buenos Aires: Emecé, 2014)
(9) Paz, O. El arco y la lira (México: FCE, 2006)

Carolina Carril Rubio. Diseñadora estratégica, Pontificia Universidad Católica. Diseñadora estratégica y de experiencia de usuario en Keirón 2020 ­– actual.

(1, 5-8) De la Serie «Flor de Flores» © Carolina Carril R. para LOFscapes
REVISA OTRAS COLUMNAS DE ESTA SECCIÓN
2020-06-01T19:16:12-04:00