DE NORTE A SUR POR CHILE: EL AMBICIOSO PROYECTO DE CONSERBICI

Ciclo·rutas
Montserrat Castro y Conserbici para LOFscapes
02.07.2019
(1) Embalse el Yeso.© Ignacio Castro U. para LOFscapes. / (2) Embalse el Yeso © Ignacio Castro U. para LOFscapes. / (3) Embalse el Yeso © Ignacio Castro U. para LOFscapes. / (4) Embalse el Yeso © Ignacio Castro U. para LOFscapes. / (5) Embalse el Yeso © Ignacio Castro U. para LOFscapes. / (6) Nevados de Solipulli © Ignacio Castro U. para LOFscapes. / (7) Nevados de Solipulli © Ignacio Castro U. para LOFscapes. / (8) Reserva Nacional Villarica © Ignacio Castro U. para LOFscapes. / (9) Reserva Nacional Villarica © Ignacio Castro U. para LOFscapes.

Promover el patrimonio natural y cultural de Chile ha sido la labor fundamental del proyecto Conserbici. Iniciativa sin fines de lucro que, además de proponer una nueva y aventurada forma de turismo sobre ruedas, ha buscado constatar las diferencias de un paisaje cambiante de norte a sur en territorio nacional.

From north to south through Chile: The ambicious project of Conserbici

Promoting Chile’s natural and cultural heritage has been the fundamental task of the Conserbici project. Nonprofit initiative that, in addition to proposing a new and risky form of tourism on wheels, has sought to verify the differences of a changing landscape from north to south in national territory.

La posibilidad de recorrer y percibir el paisaje de Chile, de norte a sur, reconociendo los cambios y transformaciones del entorno, ha sido la premisa bajo la cual se conformó el ambicioso, pero no por eso menos real, proyecto Conserbici. Esta iniciativa nace como un proyecto sin fines de lucro fundado por José Andonaegui y Nicolás Bustos, ambos estudiantes de Ingeniería en Gestión de Expediciones y Ecoturismo. Su principal propósito es dar a conocer el patrimonio natural y cultural de Chile, recorriendo desde Arica a Puerto Williams, y con ello promover el ecoturismo del país en un medio de transporte tan sustentable como lo es la bicicleta.

Con el estudio del paisaje, la ruta del proyecto se pone a prueba, realizándose un viaje en el año 2017 por los tramos que poseen las condiciones para su andar. Con una extensión de 5.871 km equivalentes a 66 días de pedaleo, fue estructurada en 5 grandes tramos que constatan la diversidad de paisajes contenidos en un solo territorio.

El tramo norte, de 1118 kms en total, comienza en el altiplano (desde hito tripartito) donde el invierno altiplánico y la altura se hacen notar en el rendimiento físico. Las primeras pedaleadas son acompañadas por manadas de alpacas, vicuñas y vizcachas encaramadas en rocas y bofedales, donde la presencia de yaretas (Azorella compacta) y paja brava (Stipa ichu) predominan, actuando como antesala del desierto más árido del mundo. En este tramo, la inmensidad es abrumadora. La extensa carretera parece no tener final, sólo le hace contraste una geografía accidentada que se percibe como un telón fondo.

Gracias a una relación simbiótica entre clima y vegetación, es posible observar pequeños parches vegetales en las quebradas colindantes que caracterizan el recorrido. Desde aquí, la Cordillera de la Costa se vuelve protagonista. Deja de entenderse como un muro para configurarse como hilo comunicante, una plataforma desde donde es posible ver diversas playas, acantilados y valles. Sus sinuosidades despojan a la ruta de monotonía, no solo por el desafío de la pendiente, sino también por el cambio de vegetación.

El segundo tramo del recorrido cruza el Norte Chico, tramo de 905 km donde el paisaje revela una vegetación más baja, se percibe más viento y otro tipo de sensación térmica. Específicamente en la Reserva Nacional Fray Jorge, la intensa humedad sumada a cactáceas que cubren partes del suelo —que literalmente van “pinchando” las ruedas en el andar— definen a este sector como el más complejo y agotador de la ruta.

Ya en la zona central, considerada como el tercer tramo, árboles de mayor altura transforman en verde el paisaje, y la fauna, se hace ver sin pudor. A diferencia de los tramos anteriores, en éste predomina el componente hídrico. Con los ríos, aparecen las ciudades; grandes urbes como Santiago, Rancagua y Talca, se alternan con amplias extensiones de terreno agrícola y ganadero que van bordeando la ruta 5.

Desde los Ángeles hasta Puerto Montt el paisaje vuelve a cambiar, el clima lluvioso hace su parte y el paisaje se vuelve cada vez más bucólico. Para la bicicleta, es quizás el tramo con mayor variación de pendiente, pasando por cuestas y cerros que destacan por sus amplias plantaciones de pinos y eucaliptos.

En el tramo final, desde Puelo a Puerto Williams en la Isla Navarino pasando por, principalmente, la Carretera Austral, los cambios en el clima —nublado, soleado, lloviendo, nevando, con viento o en calma— transforman constantemente al paisaje; las variaciones cromáticas en la flora generan contrastes entre especies y la fauna como huemules, pumas y cóndores que habitan la zona, se muestran tímidamente en el recorrido, si se tiene suerte. Dada su condición turística, es el tramo más preparado para una ruta en bicicleta, pero con múltiples trasbordos y traslados vía navegación.

Si, por una parte, la principal dificultad del recorrido radica en que el 70% de la ruta no está preparada para ciclistas y, por otra, que la conexión de norte a sur por diferentes carreteras, en su mayoría, no permiten el ingreso a ciclistas ¿cómo la implementación de una infraestructura lineal, tal como se pensó con el Sendero para Chile, transformaría las dinámicas turísticas, deportivas e incluso viales? Conserbici apuesta por efectos positivos en todos los aspectos y es por ello que con convicción se ha tomado el desafío de definirla para poder implementarla.

En la actualidad y considerando las adversidades climáticas involucradas, el proyecto de Conserbici ha tomado como desafío completar un tramo inconcluso en la ruta anteriormente descrita, pero esta vez sumando a un nuevo compañero de ruta al equipo, Pablo Morales. El nuevo tramo a realizar corresponde al Campo de Hielo Sur, donde además de ser los primeros en realizar este recorrido en bicicleta, se propone como objetivo promover y generar conciencia sobre la importancia de verdaderos monumentos naturales, además poco explorados, como son los glaciares de nuestro país.

El conquistar el territorio nacional a través de la bicicleta ha sido la prioridad de este grupo de exploradores. Con su proyecto nos ayudan a comprender y reconocer que sí es posible hacer turismo sustentable sobre la base de una experiencia de paisaje integral. Aun cuando la falta de infraestructura dificulta el recorrido, no es un impedimento para constatar sobre ruedas los múltiples y únicos paisajes de Chile. En sus propias palabras:

Nosotros afirmamos que las personas deberían estar más en contacto con la naturaleza, por el simple hecho de que la naturaleza es vida y nos da vida. La sustentabilidad es un concepto que usamos como meta para este proyecto y para todo lo que tenemos planeado hacer a futuro. El equilibrio entre lo ambiental, lo social y lo económico, es fundamental para seguir creciendo como personas de una manera íntegra. […] Conserbici está diseñado para el público, para que todo el mundo sepa de lo que se encuentra en su propio país, y me refiero tanto a los lindos paisajes, con su flora y fauna nativa, como a las comunidades locales, personas extraordinarias que en la vida cotidiana uno no conoce.” (1)

(1) Inmunes Chile, “Chilenos Pedalean 6.000 km. para generar conciencia del patrimonio natural y cultural”, (Octubre 2018), Disponible en: http://www.inmuneschile.cl/posts/2018/-proyectos-circulares-conserbici-chilenos-pedalean-6000-kms-para-generar-conciencia-del-patrimonio-natural-y-cultural


Montserrat Castro Urrutia. Arquitecta, Magíster en Arquitectura del Paisaje, Pontificia Universidad Católica de Chile, 2017. Actualmente es arquitecta en Teodoro Fernández Arquitectos.

Mapa Ciclo Ruta de Conserbici © Montserrat Castro U. para LOFscapes.
REVISA OTRAS COLUMNAS DE ESTA SECCIÓN


2019-10-28T17:24:29-05:00